BAJA CALIFORNIA SUR Es mi aventura

ESPAÑOL

La Paz Puerta al Mar de Cortés

Municipio de La Paz

Cerca de tres mil especies de animales marinos habitan en el Mar de Cortés, y justamente por esta riqueza biológica es considerado uno de los escenarios naturales más maravillosos del mundo; Jacques Cousteau sin duda, no se equivocó cuando lo llamó “El Acuario más grande del Mundo”. Cada año cientos de turistas nos visitan para vivir la emoción del buceo, sumergidos en las azules aguas que bañan la región de Baja California Sur, con el objetivo de admirar algunos de los animales marinos más exóticos como las mantarrayas gigantes, el tiburón ballena, pez martillo, ballena azul, delfines y una gran variedad de peces pelágicos. ¿Quién sería capaz de desperdiciar la oportunidad de tener un encuentro con alguno de esos ejemplares que conforman el acuario de Baja California Sur?

La Bahía de La Paz, en el municipio del mismo nombre, es uno de los principales atractivos turísticos de la media península. La Ciudad de La Paz se caracteriza por poseer hermosas playas ideales para el descanso y la recreación, como la práctica de deportes acuáticos. Las playas más recomendadas son El Tecolote, Caimancito, balneario El Coromuel, Pichilingue, El Tesoro, La Ventana, Bahía de los Sueños, entre otras.

El Océano Pacifico regala a Todos Santos espléndidas playas a mar abierto, por lo que en la actualidad esta región es conocida como “Ventana al Pacifico”. Sus principales playas son San Pedrito, Los Cerritos, La Poza, Batequitos y Los Esteros, la mayoría de ellas con fuerte oleaje, razón por la cual son muy visitadas durante todo el año por aficionados y expertos surfistas.

Todos Santos, Pueblo Mágico

Todos Santos, en el Municipio de La Paz, es desde el año 2006 la única localidad que cuenta con tal categoría. Se asienta sobre una meseta a las faldas de Sierra La Laguna, el cual fue en su época de esplendor el lugar más fértil de la Baja California Sur: un paraíso tropical donde existieron varios ingenios azucareros.

Durante su bonanza de 100 años, se construyeron bellas casas, edificios y un magnífico teatro; sin embargo, la sobreexplotación del agua, la sequía y el desplome de los precios del azúcar, colapsó su economía y lo convirtió para la década de los años cincuenta en un pueblo deshabitado. El pueblo durmió durante décadas y tuvo su renacer a inicios de los años ochenta.

Ubicado justo a la altura del Trópico de Cáncer, este privilegiado lugar fue desde tiempos inmemoriales un asentamiento Guaycura, una de las importantes culturas que habitó el sur de la península y que fueran objeto de la evangelización jesuita. Originalmente fue concebido como un pueblo de visita y fundado en 1723 por el padre Jaime Bravo, dependiente de la misión de Nuestra Señora del Pilar de La Paz. La estabilidad económica que alcanzó este pueblo permitió que para el año de 1733 Todos Santos alcanzara la categoría de misión, recibiendo el nombre de Santa Rosa de Todos Santos, en honor a doña Rosa de la Peña, prima del Marqués de Villapuente, quien hiciera el donativo económico necesario para erigir una nueva misión.

Destaca sobremanera el clima de esta zona única en el estado que promedia durante el año de 18° a 28° grados centígrados, contrastando con el clima general de la península de condición marcadamente semidesértica. Sin duda, la combinación entre el mar, el oasis, el desierto y su montaña constituyen un contraste difícil de encontrar juntos en otro lugar de Baja California Sur.

Todos Santos ofrece a sus visitantes un gran número de atractivos históricos y culturales, entre los que se encuentran la Misión de Nuestra Señora del Pilar, el Centro Cultural Prof. Néstor Agúndez, el Teatro General Márquez de León, la plaza, las casonas porfirianas; diversos festivales y fiestas tradicionales. Artesanía en barro, palo de arco o raíz de palmera. Además de esta riqueza material, la cultura todosanteña destaca por su rica cocina tradicional a base de productos marinos, también los ates de mango y guayaba, los cubiertos en almíbar de papaya, calabaza, toronja, camote, limón, ciruela, naranjita; las mermeladas de tomate y papaya, las arepas de harina de trigo y piloncillo y las coyotas clásicas del lugar.

Visitar Todos Santos es una experiencia única en el contexto peninsular, lugar de encuentro entre naturaleza y cultura que asombra por igual a los sudcalifornianos, así como a los visitantes foráneos, y alimentan la magia y el mito que envuelve a este sitio.

Mayor información en

www.golapaz.com